Vuelta al cole

El dato…

Faltan pocos días para que empiece el nuevo curso escolar. Aunque tener bajo control todos los aspectos que pueden alterar un apacible comienzo es casi imposible, como profesor, te puede preparar para que la primera impresión de los alumnos sea la mejor posible y se establezca una relación de la que los alumnos puedan sacar el máximo provecho para su proceso de aprendizaje.

Los detalles…

Cuanto más preparado se esté para esos primeros contactos, más probabilidades de éxito habrá. Por eso, os compartimos una serie de consejos:

1. Todo ordenado. Tanto mentalmente como físicamente. Ten claro cuáles son las primeras palabras que quieres decir a los alumnos y cuáles son las primeras actividades que vas a realizar con ellos. También las normas que se aplican en la clase y los procedimientos que quieres que se establezcan. Y, además, es importante que en el aula todo esté ordenado, porque así trasmitirás a los estudiantes que tienen que ser ordenados.

2. Ten de todo y de sobra: si vas a repartir cualquier clase de material o vas a contar con dispositivos en tu aula, asegúrate de que todos los alumnos tendrán copias o un dispositivo que funcione. No hay nada peor que empezar los primeros días teniendo que resolver problemas secundarios. Harán que pierdas la conexión con los alumnos.

3. Actividades extras: no se trata de empezar mandando deberes a los alumnos, si no de que el tiempo en el aula se aprovecho al 100%. Por eso, aunque creas que vas a llenar las horas de clase con las actividades que tenías preparadas, piensa alguna más, porque puede darse el caso de que terminéis la tarea que tenéis entremanos antes de tiempo y no sepas que hacer con los últimos diez minutos de clase.

4. Apréndete los nombres cuanto antes: si tienes buena memoria, esto será fácil, pero si no, tras el primer día, dibuja un plano de la clase con los nombres y los sitios donde se sitúa cada alumno. Será más fácil conectar con ellos si los llamas por sus nombres y no simplemente por un “tú”.

Y entonces…

Nada asegura el éxito en los primeros días de clase, pero cuanto más preparado estés, más fácil será. Cada estudiante se enfrentará al curso con unas expectativas diferentes, pero el objetivo deberá ser no defraudar a ninguno. Para ello, en esos primeros días también es importante que conozcas cuáles son esas expectativas y puedas ir ajustando tus planes a ellas. El profesor tiene que estar preparado, pero también tiene que ser lo suficientemente flexible para saber que el curso escolar se construirá entre todo: profesor y alumnos.