Tendencias educativas a las que no hay que dar la espalda en 2014

El dato…

A finales de 2013, en el post Edtech, ¿qué veremos este año en el sector?, os dábamos algunas pistas de lo que creemos que serán algunas de las claves que moverán la industria educativa a lo largo de este 2014. Sin embargo, en esta nueva entrada queremos dar un paso más y ver qué tendencias que ya estaban presentes el pasado año se consolidarán a lo largo de este ejercicio.

Muchos de los conceptos no son nuevos, y ya los hemos tratado en diversos post, pero aquí queremos hacer una recopilación de algunas tendencias que están teniendo un mayor impacto en las aulas.

Los detalles…

  1. Flipped class. Sin lugar a dudas, la clase inversa es una de las tendencias que está teniendo mayor impacto en la revolución educativa que estamos viviendo. Dar la vuelta a la clase, aunque al principio puede parecer difícil, no lo es tanto, y muchos profesores de nuestro país ya están aplicando las herramientas y las ideas asociadas a este concepto. Mayor participación de los alumnos y uso de las nuevas posibilidades que pone a nuestra disposición la tecnología son solo alguna de las ideas asociadas a la flippel classroom, pero hay mucho más. Puedes leer algunas de los post que hemos escrito sobre este tema. ¿Preparado para ‘dar la vuelta’ a la clase? Mitos y realidades de la clase inversa (flipped class)

  2. Mobile Learning. Con la rápida introducción de las tablets y los dispositivos móviles, la posibilidad de aprender en cualquier lugar y en cualquier momento no sólo se ha convertido en una realidad sino que va ganando espacio entre las preferencias de los alumnos. No importa el tipo de formación que imparta, es difícil ignorar la forma en que estos dispositivos hacen que el aprendizaje personalizado y autodirigido sea verdaderamente accesible. Sin embargo, en este terreno aún quedan tareas pendientes de realizar. Beneficios y retos del Mobile Learning.

  3. Formación one to one: Si los estudiantes cuentan con sus propios dispositivos y los tienen disponibles en cualquier momento, sabemos que van a estar más dispuestos a utilizarlos. Por supuesto, esto no quiere decir que con la tecnología, es decir, con las tablets y los smartphones se haya encontrado la solución definitiva a la educación. Los profesores tienen que ser el guía para el desarrollo formativo de los estudiantes, y tienen que ayudarles a aprovechar al máximo las posibilidades de la tecnología. Ésta permite una interacción más personal y directa entre docente y alumno, y por ello, hay que hay que desarrollar planes formativos específicos que incluyan el uso de la tecnología.

  4. Recursos Educativos. Las posibilidades de reducir el coste de los libros de texto nunca han sido mayores. Existen muchas iniciativas, como OER Commons por ejemplo, que están liderando el camino hacia recursos gratuitos y abiertos. Además del coste, este tipo de recursos abre un mundo casi infinito de posibilidades para desarrollar los contenidos de las distintas materias.

  5. Aprendizaje online. Posiblemente una de las iniciativas que mejor ilustra el aprendizaje online es la Academia Khan, con sus miles de tutoriales gratuitos. Pero esta es solo la punta del iceberg. El aprendizaje autodirigido y personalizado nunca ha sido tan fácil.

  6. Aprendizaje social. Al igual que en la vida personal y profesional, las redes sociales han abierto un mundo de posibilidades para que los estudiantes compartan sus experiencias y trabajen en equipo tanto dentro como fuera del aula. Existen distintas herramientas colaborativas que se han ido desarrollando en los últimos años, como Google Drive, Evernote o Dropbox entre otras, permiten compartir y trabajar en equipo de forma fácil y sencilla.

  7. Páginas web para cada clase. En la era de Internet, una de las posibilidades que se abre para los docentes es la de crear una página web para su asignatura y su clase a través de la cual compartir contenidos, información, crear foros, chats…. Poner en marcha este tipo de iniciativas no es caro, incluso hay opciones gratuitas como wikis o Google Apps for Education, que no son difíciles de usar.

  8. MOOCs. Los medios de comunicación, e incluso nosotros, nos hemos hecho eco de las distintas iniciativas que se han puesto en marcha en cuanto a recursos en abierto. Coursera es un buen ejemplo, al que se han sumado destacadas universidades. Pero, la pregunta que nos ronda a todos por la cabeza es si este modelo puede sostenerse a sí mismo. La apuesta de las grandes instituciones por los cursos masivos online parece responder positivamente a este pregunta. Pero, ahora hay que ver cómo va a seguir desarrollándose a lo largo de este año y si la tendencia a acreditar los MOOCs termina de consolidarse.

Y entonces…

A lo largo de los últimos meses hemos visto muchos avances y muchas novedades en el sector educativo. Todos ellos, juntos y por separado, han supuesto una verdadera revolución, cambiando los paradigmas de la educación que se venían utilizando y dando por verdaderos desde hace más de un siglo. Es la hora de apostar por la tecnología y por una nueva forma de entender el sector. Estas tendencias no son una moda pasajera, han llegado para quedarse. ¿A qué espera para sumarse a la revolución educativa?