Instagram, más que fotos

El dato…
Hace unos meses publicábamos el post, Use Instagram en sus clases y hoy queremos profundizar en este tema. Instagram es una red social de sobra conocida por todos nosotros. De hecho, su éxito fue tal que Facebook decidió hacer un desembolso millonario para adquirirla.
El uso de imágenes, y ya lo dice el dicho popular “una imagen vale más que mil palabras”, puede tener muchas aplicaciones en la educación, ya que hay materias o lecciones que los alumnos pueden comprender con una imagen, pero también pueden tener otros usos que las redes sociales han facilitado.

Los detalles…
Lo primero que tiene que pensar es que Instagram es una red social, y como tal, sirve para compartir, no solo como herramienta para tomar fotos. Por eso, los ejemplos siguientes en los que se puede utilizar esta red están pensados con eses objetivo: compartir e involucrar a distintos actores en los procesos educativos.
  • Enseñar los trabajos de los estudiantes: podrá hacer fotos de los trabajos de los alumnos y crear un escaparate en el que se pueden ver y compartir. No solo entre los alumnos sino también con los padres, que podrán ver la evolución de sus hijos y involucrarse más en su desarrollo.
  • Recuerdos: como red social, es una buena herramienta para compartir ciertas experiencias, como las excursiones. Y no solo para que lo vean los alumnos, sino el resto de estudiantes del centro, sus padres y amigos. Además, podrá pedir a los alumnos que fotografien algo en concreto de ese evento: un lugar histórico, un lugar especial, etc. 
  • Desarrollar la imaginación: Otra de las aplicaciones de esta herramienta puede ser pedir a los alumnos que se imaginen qué fotografiaría un personaje histórico, un personaje de algún libro que estén leyendo o los chicos de su edad de otra época si vivieran en ese momento. ¿Qué le llamaría la atención a Sherlock Holmes o cómo se vería la ciudad desde los ojos de un niño de la Edad Media? Estimulará su imaginación y les llevará a investigar más sobre el tema que estén tratando. 
  • Paso a paso: hoy en día hay muchos programas de televisión que nos enseñan cómo se fabrica, se construye o se hace algo paso a paso. Lo mismo le puede pedir a sus alumnos para sus trabajos, sobre todo, de ciencias. Crear un albúm fotográfico del “making off” de un proyecto puede ser una buena manera para animarles a comprometerse con las tareas. 
  • Albúm del curso: desde que comienza el curso puede pedir a sus alumnos que vayan haciendo fotos de los momentos más detacables del curso o de otros que les están llamando la atención. En el mes de junio, e incluso al acabar cada semestre, pueden construir un albúm de fotos entre todos que les ayude a recordar ese periodo y que tengan de recuerdo toda la vida. 

Y entonces…

Instagram es solo una herramienta, pero su uso dentro del aula puede hacer más divertidas y entretenidas tareas que se pueden considerar pesadas. Es una manera de involucrar a los alumnos, pero también a todo su entorno, en el desarrollo del curso académico. Unas veces se puede utilizar de forma más lúdica y otras con unos objetivos concretos de aprendizaje.