Educación a la carta: se desdibuja el límite del espacio, el tiempo y el docente

La esencia:

Por si no lo habíamos dejado claro en los últimos posts relativos al informe Educatendencias 2015, los hábitos de aprendizaje de los alumnos han cambiado. Mientras que hace varias décadas la clase era el eje sobre el que giraba todo el proceso de aprendizaje, las TICs y los cambios en la vida laboral y personal de los estudiantes, han llevado a un mayor exigencia en cuanto al acceso a los contenidos y a los tiempos de aprendizaje por parte de estos,lo que implica un rediseño de las estrategias de enseñanza de las instituciones educativas.

El detalle:

Al igual que la desaparición de las fronteras geográficas, es un hecho que en el sector educativo haya otros límites que se están difuminando: los límites espaciales y temporales.

El elearning ha contribuido notablemente a esta tendencia, pero además hay otras implicaciones. El aula no es ni será el único lugar en el que los alumnos aprendan ni se relacionen con sus compañeros y profesores, sino que existirán otros espacios, ya sean virtuales o físicos, en los que se desarrollarán las distintas actividades de aprendizaje.

Y lo mismo ocurre con los horarios y los periodos formativos. La agenda de los alumnos no se circunscribe a las horas de clase ni éstas tienen porqué tener lugar al mismo tiempo para todos los estudiantes. Aumentarán claramente, la carga lectiva de formación online en sincronía, y los contenidos disponibles para el alumno en asincronía.

La formación tampoco se acaba al terminar las etapas educativas clásicas. La actualización de contenidos y la adquisición o refuerzo de habilidades es una necesidad que ya está presente y que se acentuará en los próximos años, creando nuevas oportunidades de negocio para las instituciones educativas. La educación, desde este punto de vista, es continua y se alarga durante todas las etapas de la vida, lo que se conoce bajo el concepto anglosajón de “Lifelong learning”.

Esta evolución es posible gracias a la aparición y el uso de las tecnologías y de herramientas de aprendizaje colaborativas. De este modo, la educación tiende a convertirse en un servicio 24×7 y “a la carta”, en el que los alumnos decidirán en qué momento y lugar desean continuar con su desarrollo, sin que existan limitaciones de espacio ni de tiempo. Tampoco de disponibilidad del docente, ya que el aprendizaje será cada vez en más ámbitos abierto y compartido.

Si quieres saber más, puedes acceder a Educatendencias 2015 en formato ebook (no necesitas tener instalado nada y visualizarás el informe en tu navegador) o acceder a Educatendencias 2015 en formato PDF